Archivo de la categoría: consumo disgusto

food inc.

Food Inc. es un documental de 2008 de Robert Kenner, que critica fuertemente los métodos de la industria alimentaria estadounidense y el poder que acumulan las pocas compañías que controlan el mercado de alimentos. El documental examina tanto la producción de carne como de grano y verduras, y cómo ha ido cambiando en las últimas décadas.

También analiza la repercusión que está teniendo en la salud de las personas la precarización de las condiciones de manipulación de alimentos y el uso de químicos (pesticidas y fertilizantes con base de petróleo), así como el trato dispensado a los animales, los trabajadores y los granjeros. Las principales compañías denunciadas rehusaron hacer declaraciones para el documental, e incluso impidieron filmar en algunas instalaciones.

Por otro lado, muestra ejemplos de personas que se indignan ante la impotencia de los granjeros y los consumidores y que deciden poner en práctica otras técnicas de agricultura y ganadería. Finalmente, hace un llamamiento a todos los consumidores para que, con actitudes y sus compras, decidan la calidad de la alimentación.

Puedes votar para cambiar este sistema. Tres veces al día. Puedes cambiar el mundo… con cada mordisco. ¿Tienes hambre de cambios?

Anuncios

come y calla: gallinas mal criadas

cómo reconocer huevos procedentes de gallinas con estrés

Coge un huevo en tu mano, levántalo, mira el etiquetado y reflexiona sobre el mundo en que vivimos.

Lo escriben en letra pequeña, como en un contrato bancario: gallinas criadas en jaulas. Lo que no dicen los envases de los huevos que comemos son las condiciones en que se crían las gallinas en estas jaulas: están hacinadas, su vida transcurre sin poder moverse, bajo iluminación artificial para que no dejen de poner huevos, sufren estrés y se les quema el pico para que no se agredan entre ellas. De jaulas así salen la mayoría de los huevos que comemos en casa.

Conocer si el huevo que te vas a comer ha salido de una gallina estresada es fácil: mira el código impreso en el huevo, si el primer dígito es un dos o un tres, entonces la gallina ha sido mal criada en condiciones lamentables. Si, en cambio, el primer dígito es un cero o un uno la gallina disfrutó de un pequeño corral o, mejor, es una gallina campera (ver más información sobre el etiquetado de los huevos).

A raíz de esta información me he fijado hoy en el supermercado: efectivamente, hay huevos de gallinas criadas en jaulas (etiquetado que comienza por el dígito 3) y otros de gallinas camperas (criadas en libertad, dígito 1). Unos valen más que otros: 0,95€ un paquete de seis huevos de gallinas estresadas y 1,35€ seis huevos de gallinas sin estrés. 40 céntimos de diferencia, creo que mi economía podrá soportarlo. Luego he observado un rato la estantería de los huevos y me ha sorprendido que las señoras se paraban a leer el tipo de huevos que eran y se llevaban los de gallinas camperas (pensaba que esto sería cosa de bohemios pijos). Como con tantas cosas, un pequeño gesto para cambiar los desmadres del consumismo sería reducir la demanda de huevos de gallinas mal criadas.

La vida de un pollo industrial. Entre el minuto 3:00 y el 4:41, ¿cuántos pollitos puedes llegar a contar?

Conoce más sobre el Movimiento Gallina Feliz.
Imagen del blog gallinafeliz.wordpress.com


los niños son de azul y las niñas son de rosa

Visto en El Confidencial.


porque tú lo vales

¿Marketing sensiblero o guiño al consumidor? Un anuncio navideño con recadito final para las agencias de calificación de riesgos, el FMI y la Merkel.


consumidores depredadores

El pasado viernes es conocido en Estados Unidos como Black Friday —siguiente a la festividad de Acción de Gracias— y desata las ansias de compras navideñas hasta límites insospechados. Como muestra, unos botones que nos dejan estupefactos:

aunque en los últimos años se repiten escenas parecidas. Aquí en España los supermercados y centros comerciales hace semanas que venden turrones y comenzaron a perpetrar esa recargada decoración con la que pretenden incitar el consumo. Mucho me temo que esta vez las manadas consumidoras acecharán las rebajas de enero más que nunca.

Como forma de protesta ante este desaforo, ya hablamos de la campaña Día sin compras, que en España no tiene repercusión alguna.


lo único que les asusta

Viñeta de J.R.Mora

Viñeta de J.R.Mora


la zapatilla por detrás, tris tras

Especial para estas rebajas:

¿Cuál es el valor de una zapatilla de marca?

Viñeta de Pablo Pino.


cash mob en el barrio

Los cash mobs son jornadas de compras masivas en un comercio local. Convocados en las redes sociales, un grupo de personas acude a comprar en un comercio de barrio, con el objetivo de apoyar el comercio de proximidad y las comunidades locales. El comercio debe ser independiente (ni franquicias ni grandes cadenas) y el propietario del comercio debe aprobar la acción. Entre las reglas, se recomienda gastar entre 10 y 20 €, y conocer a tres personas nuevas durante la compra.

Los cash mobs tienen su origen en Estados Unidos durante el verano de 2011. Se han difundido rápidamente en varios países gracias a las redes sociales. La expresión cash mob está inspirada en los flash mob, esos bailes colectivos y autoorganizados en lugares públicos.

Si estás interesado en organizar o participar en un cash mob en España, visita la web de CashMobSpain.


salvar el planeta a deshora

Seguimos con la vorágine de iniciativas que quieren captar nuestra atención. Como cada último sábado de marzo desde 2007, la organización ecologista WWF propone su campaña La hora del planeta. Consiste en apagar las luces y otros aparatos eléctricos durante una hora —de 20:30 a 21:30— para concienciarnos de la necesidad del ahorro energético y el cuidado del medio ambiente. Como fomentan desde la organización, no basta con el gesto puntual sino que hay que tomar compromisos para el resto del año: dejar de coger el coche para trayectos cortos, ajustar correctamente la calefacción o aire acondicionado, apagar totalmente los aparatos…

Las autoridades hacen un gesto de cara a la galería apagando monumentos y edificios públicos, sin embargo no se aplican el cuento en otras épocas del año (por ejemplo, con las luces de Navidad). De hecho, el efecto en el consumo eléctrico apenas de nota respecto un sábado cualquiera. El año pasado descendió un 2,5% respecto el previsto. Lejos de la final del Mundial de Fútbol de 2010, cuando el descenso fue de un 5%, y mucho más del 12% durante la huelga general de 2010 para las mismas horas (aunque en este caso fue miércoles).

Mientras apagamos una hora las luces, parece que el resto del año pudieramos apagar nuestra conciencia y seguir derrochando. Por eso, a pesar de este tipo de iniciativas nos queda la sensación de que llegamos a deshora para salvar el planeta.

consumo eléctrico comparado


día mundial de los derechos del consumidor

nuestro dinero, nuestros derechosCada 15 de marzo se celebra el Día Mundial de los Derechos del Consumidor, una manera de unificar las acciones de asociaciones a nivel internacional y focalizar sus esfuerzos hacia los temas escogidos. Cada año se escoge un lema, este año es a favor del derecho de elección en los servicios financieros (Campaña por la elección de los servicios financieros).

Esta celebración tiene su origen el 15 de marzo de 1962, cuando John F. Kennedy, entonces presidente de los EE.UU., proclamó en el Congreso los derechos de los consumidores.

Ser consumidor, por definición nos incluye a todos (…) Somos el grupo económico más grande en el mercado, que afecta y es afectado por casi todas las decisiones económicas públicas y privadas… pero es el único grupo importante cuyos puntos de vista a menudo no son escuchados.

John F. Kennedy (1917-1963), trigésimo quinto presidente de los EE.UU.