Archivo de la etiqueta: voto

señor presidente

Canción Señor Presidente de Luis Aguilé, de su álbum Ciudadano Aguilé (2007).

A continuación la letra…

Anuncios

¿el inicio del fin del bipartidismo?

La interpretación de los resultados electorales da mucho juego y todos arriman el ascua a su sardina para dar una visión positiva (si se puede, claro). Hay quien se envalentona y lanza las campanas al vuelo anunciando el inicio del fin del bipartidismo. ¿Es esto cierto?

La participación se ha situado cerca del 72%, mientras que en 2004 fue de casi un 74% (lo habitual para unas elecciones generales) y similar a los países de nuestro entorno (en las elecciones locales de mayo de este mismo año fue del 66%).

De los 24’5 millones de personas que han votado en esta ocasión, ha habido 333.095 votos en blanco (1,35%) y 317.886 votos nulos (1,33%), menos que en las pasadas elecciones locales de mayo, en que supusieron el 2,54% y 1,70% respectivamente. Parece ser que las llamadas al voto válido, útil o táctico han surtido efecto, o los ciudadanos han llegado a estas elecciones más concienciados del valor de su voto.

Distribución del voto

Lo interesante viene en el reparto de los votos a candidaturas. En 2008, PP y PSOE sumaron algo más de 21,2 millones de votos (83% del total de votos) y las otras 96 formaciones que se presentaron 3,8 millones de votos (15%). En esta ocasión, PP y PSOE han sumado solo 17,8 millones de votos (72%) y las otras 60 formaciones 6,1 millones de votos (casi el 25%).

Es decir, uno de cada cuatro votos ha ido a partidos minoritarios, a pesar de la reforma de la ley electoral y la consiguiente reducción de oferta de candidaturas. Hay que remontarse a 1993 para encontrar un dato similar, ya que desde mucho antes la tendencia apuntaba hacia la reducción del número de votos recibidos por los partidos minoritarios.

Histórico de distribución de voto

Ciertamente la tendencia en cuanto al número de votos se ha roto, pero no así en el reparto de escaños. El PP ha conseguido mayoría absoluta con 186 escaños, y el PSOE ha bajado hasta 110. Pero respecto a las siguientes fuerzas políticas, CiU sólo consigue 16 escaños e IU 11, ni siquiera un 5% de los 350 escaños en juego. UPyD, con más votos que CiU, obtiene sólo 5 escaños.

Así pues, mientras no se modifique el actual sistema con su marcado sesgo hacia el bipartidismo, no se podrá hablar de su fin. Y precisamente su reforma está siempre en la mano de los dos partidos más beneficiados…


la junta electoral central responde al doriyakitu

20N: elecciones en crisisLa Junta Electoral Central, paladín de nuestra democracia, ha dado a conocer una circular dirigida a los presidentes de las mesas electorales, en la que limita el derecho de reclamación a los casos de dudas sobre la identidad del votante o si se niega o dificulta el derecho de voto, con lo que deja fuera la iniciativa DoRiYakiTU de Democracia Real Ya.

Incluso insta al presidente de la mesa electoral a que invite al que quiere reclamar a que deponga su actitud, llegando al extremo, si fuera necesario, de requerir la intervención de la policía para expulsarle del colegio electoral.

Ya estamos igual que el pasado 21 de mayo, cuando prohibió las acampadas indignadas en toda España durante la jornada de reflexión, y consiguió todo lo contrario. ¿Es que no se han enterado que esto es imparable? Democracia Real Ya ha emitido un comunicado de respuesta.

Nosotros queremos recordar que en todo momento las mesas electorales están compuestas por ciudadanos corrientes, a los que les ha tocado hacer ese servicio a la sociedad y que se merecen el debido respeto en todo momento.


#AritmÉtica20N: matemáticas contra el bipartidismo

aritmetica 20NComo colofón al cúmulo de iniciativas indignadas ante las inminentes elecciones generales, encontramos #AritmEtica20N donde se han puesto a calcular qué opción es la más favorable para romper el monopolio de los partidos mayoritarios.

La idea consiste en concentrar los votos en la candidatura que tiene más posibilidades en cada circunscripción electoral de arrebatar escaños al PP y PSOE (más CiU en Cataluña), sin tener en consideración las ideas que representa (por si te queda un poco de conciencia política, dan una segunda alternativa).

Se trata de un voto táctico beligerante que usa las propias reglas del juego electoral para maximizar resultados, aunque inevitablemente se basa en una estimación del precio del escaño en cada circunscripción, y los datos reales el próximo 20N pueden diferir. Como ellos mismos dicen:

Vota aritmética.

La aritmética no te hace promesas, te indica cómo romper el bipartidismo.

La aritmética no te representa. Al votar aritmética votas lo único en lo que podemos llegar a acuerdo: nuestro mayor interés común es acabar con su poder.

De todas formas, cuando conozcamos los resultados electorales nunca sabremos qué porcentaje corresponde a este voto táctico…

¿Estarías dispuesto a votar en contra de tus ideas?


bipartidismo económico

Que sepas que cada partido político se llevará el próximo domingo por cada escaño 21.633,33 euros de las arcas del Estado (o sea, nuestras arcas). Además, cada partido recibirá una subvención de 0,83 euros por voto obtenido para el Congreso y 0,33 euros por voto para el Senado (por candidatura siempre que al menos consiga un diputado o senador).

Adicionalmente, si consiguen grupo parlamentario propio reciben 0,22 euros por elector en concepto de gastos de envío de propaganda electoral (por eso nos inundan el buzón aunque no queramos).

Si multiplicas por los votos que suelen sacar el partido de la rosa y el partido gaviota (más de 10 millones cada uno en las pasadas elecciones), la millonada es mejor que un sorteo del Gordo de Navidad. Así es como se repartirán el botín de las elecciones, por eso echan el resto en cada mitin.

Otro motivo más para reflexionar nuestro voto. ¿Realmente merecen embolsarse este dinero? ¿No es otra forma de levantar barreras a la pluralidad política en nuestro país?

Lee la noticia en El Confidencial y el BOE.

Por aquí se va a Madrid, le dice Rubalcaba a Rajoy

Así repartiremos el botín electoral, le dice Rubalcaba a Rajoy.


operación 20N de anonymous

Los anónimos —vaya usted a saber quiénes serán— tienen un plan para el 20N: contra el bipartidismo hay que votar a otros partidos o votar nulo, pero hay que participar ya que la abstención no cuenta y el voto en blanco perjudica a los minoritarios…

Cuidado con los votantes zombies al acudir al colegio electoral, ¡tienen muy mala pinta! Más información en Op20N.


cajero electoral

El próximo jueves 17 de noviembre, a las 18:00, puedes acudir a tu cajero electoral más cercano a ingresar tu voto para elegir qué banco quieres que nos gobierne. ¡Para qué vamos a andar con el paripé de unas elecciones políticas, si al final deciden ellos!

Más información en Cajero Electoral. Visto en @democraciareal.


20N: las diferentes formas de votar (o no)

20N: elecciones en crisisEn unas elecciones los votantes disponemos de varias opciones para ejercer nuestra soberanía y expresarnos ante las urnas. Aunque cada elección se repite cada cuatro años aproximadamente, casi todos los años hay una convocatoria ya sean elecciones generales, autonómicas, locales o europeas. Este año, por ejemplo, hemos tenido dos convocatorias.

El voto debe ser siempre una decisión personal, libre y secreta. Tal vez a la mayoría esto pueda parecer algo obvio, pero existen poblaciones pequeñas donde votar a una opción política determinada podría acarrear represalias… o enfermos que necesiten asistencia para ejercer su derecho a votar.

Para ello, en los colegios electorales se dispone cabinas cerradas donde poder seleccionar la papeleta privadamente. Hay partidos que envían sus papeletas (si consiguen escaños se les subvenciona ese gasto, ¡adiós a la austeridad!), por lo que se puede llevar el voto preparado desde casa.

Otra opción es solicitar el voto por correo —el plazo acaba el 10 de noviembre— aunque no vayamos a estar fuera de nuestro domicilio. Recibiremos todas las papeletas en casa y podremos enviar nuestro voto sin necesidad de hacer acto de presencia en el colegio electoral.

Por último, el votante dispone de diferentes opciones e incluso están surgiendo nuevas formas de voto-protesta…

voto válido

Un voto válido es el que computa para el reparto de escaños. Existen dos tipos: voto a candidatura y voto en blanco. En España la Constitución determina que la circunscripción electoral es la provincia y sus escaños correspondientes se reparten empleando la Ley D’Hondt sobre el total de votos válidos.

No se debe confundir con el llamado voto útil, que consiste en decidir el propio voto en función del eventual resultado de las elecciones, intentando que salga una opción no deseada en vez de votar la opción preferida.

voto a candidatura

nueva papeleta SenadoEs aquel que se da a una formación política con candidatura oficial en las elecciones. En España, para el Congreso consiste en tomar una sola papeleta de color blanco e introducirla en su sobre correspondiente. Para el Senado, la papeleta es única y de color sepia. Hay que marcar en ella de 1 a 3 casillas seleccionando los senadores a los que damos nuestro voto. Este año se va a introducir un nuevo diseño de esta papeleta más sencillo y pequeño.

voto en blanco

El voto en blanco consiste, en España, en votar con un sobre vacío, sin nada en su interior (en el caso de Senado también una papeleta sin ninguna opción marcada). Significa que el votante considera que ninguna candidatura le representa, y aún así hace el esfuerzo de votar para hacer constar su rechazo.

Sin embargo, al ser un voto válido computa a la hora del reparto de escaños, pero no los deja vacíos. Como existe un porcentaje mínimo de votos necesario para que una candidatura acceda al reparto de escaños, los votos en blanco perjudican a los partidos minoritarios.

ACTUALIZACIÓN: Los votos en blanco NO se suman a los votos obtenidos por el partido Escaños en Blanco, que sí dejará los escaños que obtengan vacíos.

voto nulo

El voto nulo consiste en votar por error  o votar mal adrede, por ejemplo, poniendo cualquier papel dentro del sobre (incluso en blanco) o varias papeletas (no queda clara la intención del votante), escribiendo en ellas, usando papeletas no oficiales, otro tipo de objetos… Digamos que viene a significar lo mismo que el voto en blanco, pero el votante se desahoga, aunque su protesta no vaya a llegar a ningún sitio. En España no tiene ningún valor ni computa, simplemente se deshecha.

Los votos en blanco y nulos no suelen entrar en ninguna estadística pública y nadie suele hablar de ellos.

no-voto presencial

Ha surgido recientemente esta nueva forma de voto-protesta. Consiste en acudir a la mesa electoral, identificarse, declarar que no se va a votar y presentar una reclamación con los motivos. La mesa electoral está obligada a recoger la reclamación, aunque no sea para quejarse de ningún problema para votar. En ella se puede expresar la indignación por la clase política, por las opciones políticas que existen, por la estúpida campaña electoral que nos toca sufrir… lo que cada uno quiera. Esta reclamación además debe ser adjuntada al Acta Electoral para llegar a la Junta Central Electoral.

Su promotor se basa en un mecanismo perfectamente legal y ya lo puso en práctica en las pasadas elecciones municipales. Más información y modelos para presentar la reclamación en No Voto Presencial.

abstención

Por último, la abstención consiste directamente en no votar. Tradicionalmente se ha interpretado como un desinterés del ciudadano en la política en general, en la clase política o incluso un rechazo al propio sistema político. En España en las elecciones generales de 2008 se situó en un 25%, es decir, 1 de cada 4 votantes no votó. Se trata de un valor similar a países de nuestro entorno.

De la abstención sí se suele hablar, por ser un indicativo del poder de convocatoria de los partidos que se presentan y del sentir democrático de la sociedad.

¿Ya tienes claro qué vas a hacer el próximo 20N?


sin voz ni voto

Quizá lo más importante que hagamos en la próximas elecciones, además de votar al partido de nuestra elección, sea lograr que los partidos minoritarios entren dentro del juego democrático.

Sin voz ni voto, una nueva web para partidos minoritarios.


¿actúan los partidos políticos constitucionalmente?

Los partidos políticos […] son instrumento fundamental para la participación política. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos (Art. 6).

La Constitución lo exige, pero lamentablemente tenemos ejemplos de sobra para saber que no es así: si ir más lejos la elección de los candidatos a presidir el próximo Gobierno en los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE. Pero también la falta de debate interno y de libertad de expresión de sus miembros, o las diferencias entre las cúpulas nacionales y sus bases a nivel autonómico o local.

¿Cómo se puede construir una verdadera democracia si los partidos encargados de ello se asemejan más a jerarquías autoritarias, o incluso a empresas del voto?

Disciplina de voto en votaciones del Congreso

Algunos diputados están encargados de indicar a sus compañeros la disciplina de voto levantando uno, dos o tres dedos (pincha en la imagen para ver el vídeo de Europa Press).

Los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo (Art. 67.2).

El voto de Senadores y Diputados es personal e indelegable (Art. 79.3).

La Constitución prohíbe explícitamente que los diputados tengan que obedecer a otras instancias. Les da libertad para opinar y votar según su propio criterio, aun cuando resulte contrario a los deseos de sus respectivos partidos políticos e incluso de los electores. Sin embargo, a diario observamos cómo los grupos parlamentarios imponen la disciplina de voto e incluso aplican sanciones a los diputados que votan en contra. Los casos en que otorgan libertad de voto por razones de conciencia son excepcionales.

Pero no todo es tan sencillo. En nuestro sistema democrático partidista (partitocracia) los ciudadanos votamos listas cerradas al Congreso y por tanto, a unos programas políticos concretos. Por ello, se espera que los diputados voten de acuerdo al programa por el que fueron elegidos y no lo que les dé la gana en cada momento. Si lo hicieran, podríamos sentirnos más engañados de lo que ya nos sentimos.

Además, el Tribunal Constitucional ha apoyado esta práctica en varias sentencias, por ejemplo:

Quienes han sido elegidos para el desempeño de funciones representativas […] han solicitado y obtenido el voto de los electores para orientar su actuación pública dentro del marco constitucional en un sentido determinado (STC 119/1990).

Veremos cómo se comportan hoy en la votación de la reforma de la Constitución, donde han surgido voces discrepantes en el seno de los grandes partidos. Menos mal que no llegamos a los niveles de la Duma rusa, donde diputados “de guardia” votan por sus compañeros ausentes