Archivo de la etiqueta: rebajas

tampoco pido tanto

Canción de Welelo (2009) —que no va de rebajas—, a continuación la letra… Continuar leyendo

Anuncios

cuidado con el borde

cuesta de enero


rebajas: incitación al consumo

Cartel de rebajasComienzan las rebajas de verano y se produce un efecto llamada difícil de resistir por muchas personas, acostumbrados como estamos a la cultura del consumo como bien supremo.

Cada seis meses los ciudadanos asistimos a la impostura de que los productos que se estaban vendiendo a un precio, de pronto caen un 20%, 40%, 60% o más. En un principio, durante las rebajas los comerciantes bajaban los precios para conseguir vender los restos de la temporada y que no tuvieran que volver al almacén. También lo hacían para deshacerse de artículos que habían pasado de moda o tenían difícil salida.

¿Qué sucede ahora? Los comerciantes salvan el año con los dos periodos de rebajas que hay establecidos (enero y julio), con lo que es posible que el resto del año los productos sean más caros que lo que debieran, por un lado para compensar, y por otro -más perverso- para poder aplicar un descuento mayor sin perder dinero.

Por su parte, la gente retiene sus compras hasta las siguientes rebajas, con lo que se acumulan con un efecto “avalancha”. Es posible que, como todo nos parece tan barato, acabemos comprando de más para el siguiente periodo entre-rebajas. Además, la presión social y publicitaria, que nos inculca en todo momento que para ser felices hay que consumir, puede provocar una ansiedad que se desata durante las rebajas, para resarcirnos de la sensación de privación anterior.

Por ello, hay que estar pendientes de las señales de que algo no funciona bien en nuestra forma de comprar:

  • Tienes cosas en los armarios que no has usado más de un par de veces o directamente están sin estrenar.
  • Después de adquirir un artículo y pasada la satisfacción inicial, te sientes culpable por haberte gastado el dinero en él.
  • Deseas ir de compras sólo por el hecho de que te hace sentir mejor.
  • A fin de mes tienes sorpresas en el extracto de tu tarjeta de crédito o comienzas a tener apuros económicos porque tus gastos superan tus ingresos.

A todos nos ha pasado algo de esto alguna vez. Podemos seguir estos consejos para evitar que comprar se convierta en una actividad compulsiva:

  • Haz una lista cerrada de los artículos que necesitas, con el precio máximo que estás dispuesto a pagar por cada uno. Prohibido ir a mirar tiendas o comprar cosas que no estén en esa lista, por muy tentadora que sea.
  • Deja la tarjeta del banco en casa. Acude a comprar sólo con efectivo. Serás más consciente del valor del dinero y lo limitado de tu presupuesto.
  • Hazte acompañar por un familiar o amigo que no tenga que comprar nada. Evitará la euforia compradora compartida.
  • Escoge un día tranquilo para ir de rebajas con tiempo, y así poder comparar artículos y precios. Evita días ajetreados, o en los que estés enfadado o triste. Eso no te ayudará a decidir buenas compras.
  • Adquiere sólo en establecimientos que admitan la devolución del importe de lo comprado. Fíjate o pregúntalo antes de entrar. Al llegar a casa lo primero será repasar lo comprado, o probarte mejor la ropa. Tal vez todo no nos valga. Podrás ir a cambiarlo o devolverlo, pero sin comprar nada nuevo.
  • Evita fijarte en el porcentaje de descuento. Por mucha rebaja que haya hecho el comerciante, sólo el precio que vas a pagar determinará si se adecua o no a tu presupuesto.
  • No hables de rebajas con otras personas para comparar las gangas que habéis conseguido, al igual que no lo harías el resto del año. No es un concurso ni gana el que más barato compra.

Esperemos así dejar de ser “víctimas de las rebajas” para ser “vencedores del consumo” y dueños de nuestra forma de comprar.

RebajasMás información:

/ La Información

/ OCU

/ FACUA

/ Activba

/ Suite 101

/ Psicólogos Altea.


reformas o rebajas

Lo llaman reformas, pero en realidad son rebajas