envenenados con tinta pesimista

Basta salir de España durante una semana para darse cuenta de que en nuestro país vivimos permanentemente bombardeados por noticias sobre la crisis. Como muestra un botón, los titulares de apertura de El País de la semana pasada:

Lunes: El BCE exige a España una ley contra desahucios más ambiciosa
Martes: Bruselas pide a España acelerar las reformas en impuestos y pensiones
Miércoles: Europa lanza un plan de emergencia para combatir el paro juvenil
Jueves: Bruselas dicta plazos a España para reformar pensiones e impuestos
Viernes: Rajoy y Rubalcaba fraguan su primer gran acuerdo político
Sábado: El juez Ruz amplía la investigación a otras 22 empresas donantes del PP
Domingo: La década perdida pasa el ecuador con leves signos de recuperación

Sin embargo, en la edición americana del mismo periódico:

Lunes: Los comunistas chilenos buscan entrar en el Gobierno tras 40 años
Martes: La Unión Europea levanta el embargo de armas a la oposición de Siria
Miércoles: Estados Unidos se lanza a la reconquista del Caribe
Jueves: El fiscal del caso AMIA denuncia la infiltración de Irán en América Latina
Viernes: Maduro acusa a Colombia de intentar derrocarlo y sabotear la economía
Sábado: Maduro baja la tensión con Colombia y arremete contra la oposición
Domingo: El radicalismo de baja intensidad del presidente José Mujica

Cuidado no te envenenes con la tinta llena de pesimismo al pasar las páginas de cualquier periódico español.

¡Cuidado no te envenenes con la tinta llena de pesimismo al pasar las páginas de cualquier periódico español!

Ojo, que cualquier otro periódico español valdría igualmente.

Por un lado, es muy importante estar bien informados. ¡Peor sería no enterarse de lo que pasa! Pero por otro, parece que suframos una condena a vivir amedrentados por la economía, la corrupción o los recortes.

Que todos los periódicos hablen continuamente de la crisis, que los telediarios siempre abran con noticias negativas no hace más sino crear un clima de pesimismo general, en el que la frase “con la que está cayendo…” permita justificar todo una y otra vez. Pues si llueve, ¡paraguas! y a seguir caminando.


Participa con tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s