una propina de 500 dólares

Aaron Collins, un anónimo ciudadano de Kentucky (EEUU), falleció el 7 de julio del año pasado con 30 años de una enfermedad repentina. El mundo no se habría enterado de no ser porque su última voluntad fue que su hermano fuera a comer a un restaurante y diera una propina de 500 dólares en su nombre al camarero que le atendiera. Seth no tenía ese dinero, así que entre su familia y una web solicitaba donaciones, reunió el dinero para hacerlo y lo grabó para que los donantes lo pudieran ver:

La cosa no quedó ahí y siguieron recaudando dinero y repartiendo propinas de 500 dólares que cuelgan en su blog. Ahora llevan 36 repartidas, más de 65.000 dólares recogidos y planean un viaje por todo el país.

Otras veces se han dado propinas desorbitantes, lo importante de este caso es que todo ha sido posible gracias a la generosidad de otros ciudadanos anónimos que han donado dinero que va a parar a otro ciudadano anónimo escogido al azar, y todo por el último deseo de Aaron.

Seguro que a más de uno le ha ayudado esta propina por sorpresa (por ejemplo a esta chica que había tenido un accidente y necesitaba pagar el alquiler, este chico que acababa de ser padre o para pagar parte de los estudios).

Visto en Pixel y Dixel.


Participa con tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s