sumergidos en la cultura del dinero negro

Todo sobres, ¡mi madre!¿Cómo puede sorprendernos el último escándalo de corrupción que nos sacude? Durante años hemos vivido sumergidos en la cultura del dinero negro.

Cuando ibas a comprar un piso nuevo a una promotora —o incluso de segunda mano a un particular— una parte del precio siempre era en dinero negro, no se declaraba. Y al firmar la escritura, el notario se salía un momentito para que las partes se arreglaran.

Cuando te daban un presupuesto para pintar la casa o para un arreglo de fontanería, siempre surgía la consabida pregunta: ¿con IVA o sin IVA? Y claro, no se pedía la factura.

Cuando trabajabas parte de la nómina no aparecía en ningún lugar —no sea que consolidaras derechos—, no se cobraba por la típica transferencia bancaria, sino en sobres blancos sin logotipo alguno.

Y cuando te quedabas en paro, aceptabas cualquier chapucilla para no perder la prestación de desempleo.

Así que, si eso hacían todos los españolitos de a pie, no nos debe sorprender que nuestros políticos también cojeen de la misma pata.

Solo tenemos lo que nos merecemos. Y lo que hemos votado. Por muy mal hecho que esté y muy ejemplares queramos que sean nuestros gobernantes, eso nos debería dar que pensar…


Participa con tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s