¿el inicio del fin del bipartidismo?

La interpretación de los resultados electorales da mucho juego y todos arriman el ascua a su sardina para dar una visión positiva (si se puede, claro). Hay quien se envalentona y lanza las campanas al vuelo anunciando el inicio del fin del bipartidismo. ¿Es esto cierto?

La participación se ha situado cerca del 72%, mientras que en 2004 fue de casi un 74% (lo habitual para unas elecciones generales) y similar a los países de nuestro entorno (en las elecciones locales de mayo de este mismo año fue del 66%).

De los 24’5 millones de personas que han votado en esta ocasión, ha habido 333.095 votos en blanco (1,35%) y 317.886 votos nulos (1,33%), menos que en las pasadas elecciones locales de mayo, en que supusieron el 2,54% y 1,70% respectivamente. Parece ser que las llamadas al voto válido, útil o táctico han surtido efecto, o los ciudadanos han llegado a estas elecciones más concienciados del valor de su voto.

Distribución del voto

Lo interesante viene en el reparto de los votos a candidaturas. En 2008, PP y PSOE sumaron algo más de 21,2 millones de votos (83% del total de votos) y las otras 96 formaciones que se presentaron 3,8 millones de votos (15%). En esta ocasión, PP y PSOE han sumado solo 17,8 millones de votos (72%) y las otras 60 formaciones 6,1 millones de votos (casi el 25%).

Es decir, uno de cada cuatro votos ha ido a partidos minoritarios, a pesar de la reforma de la ley electoral y la consiguiente reducción de oferta de candidaturas. Hay que remontarse a 1993 para encontrar un dato similar, ya que desde mucho antes la tendencia apuntaba hacia la reducción del número de votos recibidos por los partidos minoritarios.

Histórico de distribución de voto

Ciertamente la tendencia en cuanto al número de votos se ha roto, pero no así en el reparto de escaños. El PP ha conseguido mayoría absoluta con 186 escaños, y el PSOE ha bajado hasta 110. Pero respecto a las siguientes fuerzas políticas, CiU sólo consigue 16 escaños e IU 11, ni siquiera un 5% de los 350 escaños en juego. UPyD, con más votos que CiU, obtiene sólo 5 escaños.

Así pues, mientras no se modifique el actual sistema con su marcado sesgo hacia el bipartidismo, no se podrá hablar de su fin. Y precisamente su reforma está siempre en la mano de los dos partidos más beneficiados…

Anuncios

Participa con tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s