nuestros partidos políticos (2): panorama para votar

Durante los primeros años de la transición, la vida de los partidos políticos fue muy turbulenta. De los primeros 21 partidos inscritos en el Registro en 1976, se pasó a 218 al año siguiente. Los partidos se fueron integrando, coaligando o desapareciendo. Así, la mayoría de partidos de centro acabaron formando parte de la Unión de Centro Democrático (UCD) de Adolfo Suárez, y los de centro-derecha acabaron integrándose primero en Alianza Popular (AP) y posteriormente en 1989 en el actual Partido Popular (PP) de Fraga y Aznar, recogiendo también los partidos de corte liberal y democristiano (a excepción de algunos regionales como CiU, PNV, UPN, CC, etc.).

El centro-izquierda se definió tempranamente alrededor del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Felipe González al renunciar en 1979 al marxismo, mientras que la izquierda se organiza en torno al Partido Comunista de España de Carrillo en la coalición Izquierda Unida (IU) en 1986, aunque menos cohesionada ya que sufre escisiones posteriores e incluso hoy no acaba de aglutinar todos los partidos de izquierda. La ultraderecha y la ultraizquierda queda desde el principio muy fraccionada con muy escasa repercusión social (por ejemplo, actualmente hay 17 partidos que se llaman “Falange”).

espectro político de España

Espectro político de España 2011

De todas las formaciones políticas que concurren a las elecciones, sólo unas pocas cosechan el número de votos suficientes para obtener representación en el Congreso y el Senado. Se pueden dividir claramente en dos tipos: los que aplican políticas de ámbito nacional (PSOE, PP, IU y UPD), y los de corte regional (ya los queramos llamar nacionalistas, regionalistas o independentistas). La clásica división izquierda/derecha pierde cada vez más su sentido, ya que se trata de una declaración de intenciones teórica que luego en la práctica puede diferir de las políticas que apoyan.

bipartidismo de facto

Evolución escaños Congreso 1977-2008

En la evolución de los escaños obtenidos entre 1977 y 2008 podemos observar la enorme diferencia que hay entre los dos grandes partidos mayoritarios (PP y PSOE) y el resto: un bipartidismo de facto. A pesar de ello, los partidos minoritarios han sido decisivos en algunos momentos para sacar adelante proyectos políticos e incluso asegurar una cierta estabilidad al Gobierno de turno. Dado que la mayoría de esos partidos son de corte regional, como mencionábamos antes, surge la polémica ya que han podido obtener condiciones más favorables para sus respectivas regiones.

De todas formas, no nos detendremos ahora en estos partidos de sobra conocidos. En próximos artículos hablaremos de otros partidos que pueblan nuestro panorama político y, aunque probablemente no obtengan muchos votos, representan ideas diferentes a las acostumbradas.

LA PRÓXIMA SEMANA: (3) Partidos para reformar la democracia.

serie nuestros partidos políticos
1 / Cuántos partidos hay 2 / Panorama para votar 3 / Reformar la democracia
4 / Partidos muy específicos 5 / Utópicos 6 / Irónicos
Anuncios

Participa con tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s