el estado de la indignación

El estado de la indignación esta semana es ALTO, con protestas en las calles y tensión policial.

Me siento en un banco del parque y contemplo la crisis un día más, desde aquí se ven las cosas con otra perspectiva. La semana ha sido agitada, tensa, ha habido palos, violencia en las calles y de nuevo mentiras y manipulación de muchos medios. Viejo Bonpanchetti, me digo, dónde iremos a parar.

Dibujo una especie de semáforo en la arena del parque, es el indignáforo y sirve para medir el estado de la indignación ciudadana. Esta semana, sin duda, el indignáforo ha alcanzado su nivel más alto desde que comenzó la crisis, le seguiremos la pisa en las próximas semanas.

Algunas reflexiones recientes sobre esta crisis y la respuesta de los ciudadanos.

1. Vías muertas: la violencia ejercida contra los diputados catalanes es inaceptable, cualquier protesta violenta es una vía muerta para el 15-M pues hace perder apoyos entre la ciudadanía. Las protestas no pueden transgredir la ley, ni el respeto a las personas. La visibilidad de las protestas no debe ganarse por su violencia, sino por su insistencia pacífica.

2. Legimitidad del 15-M: se habla de lo que es legal y lo que es legítimo, se dice que el 15-M reclama cosas legítimas, sin embargo hace menos de un mes hubo elecciones y la mayoría de los españoles ejerció su derecho a votar en una dirección muy clara. Por eso, no podemos decir que las protestas del 15-M representan a todos los españoles, aunque sí tienen potencial para congraciarse con una buena parte de los ciudadanos. Para ello, es necesario dialogar, hablar y convencer a los que aún votan por inercia de que es necesario aumentar la presión ciudadana sobre los políticos para que cumplan con sus obligaciones de forma responsable.

3. Cargarse el 15-M: después de un mes, continúa el interés de muchos medios por desprestigiar el 15-M y el empeño no cesa. En parte como maniobra de distracción para el ciudadano medio, mira que son perroflautas, anuncian a bombo y platillo, mira que son antisistema, mira que no concretan nada, mira qué son violentos… En parte para defender los intereses que representan: a muchos medios (y a los políticos que hay detrás) no les interesa que se hable de las reivindicaciones que ciudadanos normales están sacando a la luz.

4. El combustible de la indignación: el fraude político continúa, tratan a los ciudadanos como estúpidos: el Parlamento catalán retira becas a los estudiantes en sus nuevos presupuestos, los elegidos en Tres Cantos deciden subirse los sueldos en el primer pleno, la Generalitat Valenciana anuncia un cambio en el sistema de enseñanza a la semana siguiente de haber ganado las elecciones… ¿Dónde decían esto en sus programas políticos? El fraude de los programas políticos va de la mano del voto fácil, mientras los ciudadanos no ejerzamos más sentido crítico hacia los políticos esto seguirá pasando.

5. Sentimiento 15-M: el 15-M es un sentimiento de cambio, un paraguas bajo el que hay personas con vidas muy distintas y múltiples plataformas de protesta, cada una con su motivo para existir y hacer visible sus reivindicaciones: denunciar la tragedia de los desahucios, defender la enseñanza pública, reclamar responsabilidad a la banca… Hay tantas razones para la indignación que va a ser difícil parar esto en mucho tiempo.

Anuncios

Participa con tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s