entrevista en exclusiva a la refundación del capitalismo

Continuamos con la serie de entrevistas a grandes personalidades, en esta ocasión hemos contactado con la mismísima refundación del capitalismo. La expresión debe su origen al presidente francés Nicolas Sarkozy quien, envalentonado por la presidencia de la UE y deseoso de liderar algo parecido a una recuperación continental, proclamó en un cada vez más lejano día de otoño de 2008 que había que refundar el capitalismo sobre bases éticas (a ser posible, antes de fin de año, añadió como colofón a su ocurrencia). Una vez pasado el bombazo inicial, la refundación del capitalismo lleva una vida de retiro y tranquilidad, con escasas apariciones en público.

Cartas del magic para salir de la crisis

Entelequia, chiste, ciencia-ficción, acto de fe… ¿Quién es realmente Usted?

Mi propio nombre lo dice todo: yo soy la Refundación del Capitalismo. Un nombre y un apellido así imponen respeto. Si tuviera que definirme en pocas palabras diría que soy la leche, la nueva gran revelación, el karma económico, la energía del cosmos. Me he ganado a pulso lo que soy.

Pero no me negará que su origen está demasiado vinculado a un calentón de boca…

Uno no debe negar sus orígenes, pero también tengo un presente brillante: luzco muy bien de cara a la galería en discursos y mítines políticos, puedo arrancar un buen puñado de aplausos, incluso ovaciones si el auditorio está por la labor. Sin olvidar el efecto sedante que ejerzo en los más exaltados, les tranquiliza saber que aún queda un resquicio para la ética.

“No podemos gestionar la economía del siglo XXI con los instrumentos del siglo XX” es una frase atribuida también al presidente Sarkozy, parece otro gran enunciado para la posteridad.

Es una buena frase, pero tiene un problema: es demasiado larga. Los políticos lo saben bien, cuanto más grandilocuente es la frase más vacío es su contenido. Las frases breves levantan menos suspicacias, el yes we can, la alianza de civilizaciones y todo eso, ya sabe. En cualquier caso, sigo prefiriendo la refundación del capitalismo, me pone más.

La Cumbre de Washington del G-20 de noviembre de 2008 se planteó como un nuevo Bretton Woods, que en 1944 estableció las bases del actual capitalismo. ¿Qué ha quedado de todo aquello, a veces da la sensación de que fue un bluf?

Para nada, no se deje llevar por las apariencias. Hemos tomado decisiones audaces y hemos llegado donde nadie creía posible: estamos salvando el capitalismo con dinero público, a pesar del dogma que niega cualquier tipo de intervención pública en los asuntos económicos. No, no se nos puede tachar de falta de creatividad en las soluciones: estamos dispuestos a comprar los activos tóxicos de la banca con el dinero de los contribuyentes aunque para ello haya que bajar el sueldo a los funcionarios, algunas autonomías llevan meses sin pagar servicios básicos que les han prestado empresarios autónomos y pymes, hacemos tests de estrés a los bancos que es como pagarles el psicólogo… Nadie puede negar que la refundación es un hecho.

¿Qué le diría a toda esa gente que ha confiado a ciegas en el sistema, que se ha endeudado hasta las cejas y se ha quedado en paro y que empieza a estar hasta el gorro?

Que no exageren tanto. Siempre hemos tenido en cuenta la sensibilidad de la gente, hacemos grandes esfuerzos para que haya fútbol casi todos los días de la semana y la prensa rosa y la telebasura funcionan a pleno rendimiento. La fórmula ha funcionado desde tiempos de los romanos, panem et circenses, es la única manera de mantener un imperio. Les diría lo que hemos dicho en las crisis anteriores: tranquilos, estáis en buenas manos, el porvenir es prometedor.

¿También para los jóvenes españoles que son una generación que ha ido a la universidad, como se esperaba de ellos, y que ahora no tienen perspectivas de futuro?

En cuanto a los jóvenes españoles, estudian tanto porque, ya que no se van a ir de casa hasta los treinta, algo tienen que hacer. Estudiar está bien: ocupan su tiempo, de noche hacen fiestas y van a festivales de música rara. ¿Qué más pueden pedir?

Sinceramente, estoy escandalizado con la reciente actitud de los jóvenes españoles, no esperaba algo así, tomar las plazas y hacer acampadas urbanas es una exageración, ¡les hemos dado una educación, por Dios!, es inadmisible, no se pueden comportar como hippies vulgares, la situación no es tan desesperada, ¿dónde vamos a parar?

Ya veo… Por último, ¿puede lanzar un mensaje optimista a los ciudadanos?

Por supuesto, la esperanza es lo último que se pierde. Lo llevamos diciendo desde el primer día: la gente siempre podrá tomar la calle, de hecho, deberían echarse a la calle, a la que más tiendas tenga de su ciudad, que se den un paseo, que vean escaparates y se compren un móvil o un par de zapatos nuevos, se lo merecen. Además, con esto de la crisis ahora hay muchos outlets y ofertas low cost, quien no consume es porque no quiere, así que no sean mojigatos ¿a qué esperan?

Fuentes: ElPaís, www.burbuja.info, Plan Nacional para la Alianza de Civilizaciones, Wikipedia.

Anuncios

One response to “entrevista en exclusiva a la refundación del capitalismo

Participa con tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s