cambio campaña electoral por lección ciudadana, razón: en la plaza

Les admiro y me emocionan. Llevo toda la semana pensando en la gente que se ha instalado en las plazas de las ciudades, leo sobre sus asambleas, sus comités de trabajo y su organización espontánea y ejemplar. Me parecen inteligentes los límites que ellos mismos se han impuesto y que respetan a rajatabla: no pedir el voto partidista y rechazar cualquier forma de violencia o desorden público. Los concentrados en las plazas saben que si traspasan estas reglas las hienas mediáticas y partidistas se les echarán encima y esto se habrá acabado.

Tengo ganas de estar allí, de participar de esto, y acabo en la plaza de la ciudad ya de noche. La plaza está repleta y el ambiente es tranquilo, la gente se sienta en el suelo, otros están en pie, mucha gente joven pero otros no tanto, todos escuchan, hay un micrófono y una cola de personas que se turnan para decir lo que piensan: una chica explica cómo funciona el voto en blanco, otro invita a conocer la banca ética, la gente aplaude o agita las manos en silencio como señal de aprobación. No se pide la abstención, no se dice a quién votar, no hay banderas o consignas, sí mucha pancarta casera. Apenas veo tres policías locales, no hace falta más.

¿Dónde están los periodistas? Los medios convencionales no aciertan a explicar lo que está pasando. Esto no es una manipulación, ni un movimiento interesado ni antisistema. Cuando los medios convencionales explican esto en términos conspiratorios es porque son incapaces de entenderlo más allá de la mezquindad que define el actual modus operandi de los políticos españoles. No conocen otra forma de dar la noticia, el binomio partidos-prensa está desconcertado: no conciben una ciudadanía organizada y crítica.

En realidad, esto es una catarsis: los ciudadanos estamos hablando en asambleas independientes, completamente a espaldas de los partidos políticos y de la prensa, y hablamos sobre cómo cambiar lo que no nos gusta del sistema. Esto es una respuesta madura de la ciudadanía: el debate está por encima del voto, lo que se está reivindicando es una mejor cultura democrática, un cambio ético.

Sería un error prohibir estas concentraciones. Esto es lo más grande que he visto desde que puedo votar. Sencillamente, la gente se ha organizado al margen de los partidos, no queremos su campaña electoral, pobre, para idiotas, llena de visceralidad para que haya poca diferencia entre votar y potar, para que no pensemos. Los ciudadanos están dando una lección de cultura democrática, y están a años luz de los políticos y la prensa.

Anuncios

Participa con tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s