Archivo de la etiqueta: bankia

9 de mayo: toque a bankia

Si los escraches en domicilios de políticos no te parecen suficiente, ahora le toca el turno a las sucursales bancarias de Bankia. Para mañana está convocada una iniciativa que consiste en intentar bloquear todas las sucursales de este banco durante todo su horario de apertura.

Para ello, harán uso de la figura del cliente cansino —camuflados entre los clientes normales—, que preguntarán, ingresarán dinero en céntimos, o harán cualquier cosa que se les ocurra, siempre dentro de la legalidad y sin que dé lugar a posibles multas.

La acción se coordina en la web Toque a Bankia o en su página de Facebook, y parece ser que a ella se han adherido numerosos colectivos indignados. Puede ser un ensayo para otro tipo de acciones futuras.

Más información en Lejos del tiempo / #15Mpedia / AcampadaSol.

Visto en Asturgalicia Noticias.


el banco sin alma

Vídeo reportaje en el que se cuenta el drama de una familia de siete miembros, sobre la que pesa una orden desahucio por el impago de una hipoteca concedida por Bankia. La familia, muy humilde, está compuesta por el matrimonio, tres hijos, una abuela que necesita atención permanente y una discapacitada.

Este vídeo,realizado por el periodista Alberto Almansa, junto a la ayuda de Afectados por la Hipoteca, ha conseguido que el juez prorrogue el desahucio un mes y que el banco se siente a negociar. Sin embargo, este no es un caso aislado y cada vez más familias están llegando a situaciones insostenibles. ¿A qué esperan nuestros políticos para reaccionar?

Visto en El País.


lo que pasa cuando cierras una cuenta en bankia

Visto en Consume hasta morir.


lecciones morales en el supermercado

Interesante polémica surgida a raíz de las palabras de Juan Roig, reconocido presidente de una de las empresas españolas más admiradas. La cuestión es que el Sr. Roig, como ya ha hecho en anteriores ocasiones, ha lanzado otra proclama aleccionadora a la ciudadanía. En esta ocasión, nos recuerda que “nos hemos pasado, como país, treinta pueblos” y que “nuestro nivel de vida no corresponde con nuestro nivel de productividad”. Por algo saca siempre que puede a pasear su tremebundo eslogan de la Cultura del esfuerzo y a la menor ocasión lo restriega a las clases medias (que a la postre son quienes le compran).

Creemos que es una cosa que viene del mercado internacional, que nos atacan a los españoles, lo que nos falta es ponernos las pilas y ponernos a trabajar.

Juan Roig, presidente de Mercadona. Fuente: Expansión.

Pero mucho más interesante, sin duda, me parece la respuesta en forma de carta titulada Estimado Señor Mercadona publicada en el blog El comidista. La carta no tiene  desperdicio, pero quisiera centrar la atención sobre la cuestión final de la misma: quién está en condiciones de ostentar algún tipo de autoridad moral (si es que queda alguna) en esta crisis para lanzar mensajes de pundonor a la ciudadanía.

La reputación no es un valor en alza y los mensajes institucionales cada vez funcionan menos, con el estrepitoso precedente de la campaña de la Fundación Confianza y su Esto solo lo arreglamos entre todos. Pues estamos arreglados, parece pensar la ciudadanía… Lo llamativo, tan propio de la década pasada, hoy en día es lastimoso.

En cuestiones éticas, esta crisis ofrece un panorama desolador: negar las evidencias, jugar al límite de los conceptos (la crisis que no es crisis, el rescate que no es rescate), la huida perpetua hacia delante, la venta de humo, la ostentación de los inmerecidos bonos en el sector financiero, el cálculo electoral sin compromisos firmes, empresas adoradas que pagan sus impuestos fuera del país… Podríamos hacer una lista y no acabar, y todo lo que podamos poner sobre la mesa se verá agravado además por un sistema institucional que cierra filas sobre estos asuntos y convierte los mecanismos de seguridad en mecanismos de represión. Es vergonzoso que sean los movimientos ciudadanos, como el 15M, los que tengan que reunir fondos para demandar una investigación judicial contra Bankia, mientras nuestros políticos niegan cualquier comparecencia pública para dar explicaciones.

Bien, a esto hemos llegado, al consumismo como culmen de la clase media, el acceso a un nivel de bienestar material que hace apenas un siglo era exclusividad de la clase pudiente. Pero nuestro consumismo es amoral: no es que sea inmoral por ir contra una moral determinada, sino que evita preguntarse si las cosas están bien o mal, porque así todo vale y el campo es ancho para veleidades políticas, personales y de todo tipo. A Ud. lector no le preocupa en modo alguno en qué condiciones laborales se fabricó en algún país asiático la camisa que lleva o si la comida que ingiere a diario es todo menos comida. De igual manera, a sus jefes sociales Ud. lector no les preocupa más allá de su valor como masa compradora o su valor como masa electoral con opinión manipulable: cuentan con nosotros para votar y para consumir, pero tampoco nos creamos demasiado importantes por ello.

punteroPensadores sociales como Zygmunt Bauman, Luis Enrique Alonso o Daniel Innerarity llevan tiempo advirtiendo sobre la deriva ciudadana-consumidora.

A lo mejor debemos mucho más de lo que creemos al Sr. Roig por dar cabida a este tipo de debates, sea cual sea el motivo que a él en particular le mueve a lanzar estas cuestiones. Como ciudadanos, nuestra propia ciudadanía está también en cuestionamiento, por ser indolentes y acríticos, amorales, excesivamente permisivos con nuestros políticos y nuestras decisiones de consumo. Y así nos va.

Si te importa algo todo esto, escribe tu comentario antes de seguir navegando.


¿todos somos bankia?

La risa que nos da la publicidad de Bankia solo es comparable con la rabia que produce saber que al final vamos a acabar pagando los de siempre. Estaría muy bien que actualizasen la cronología que mostraban en este anuncio hace escasos meses:

¿Ya lo sabían? Todos somos Bankia, o lo que es lo mismo: Bankia es de todos (agujero financiero incluído). Hace un año nos contaban este otro cuento:

Entre tanto nos han vendido que era el primer banco de la nueva banca, tenían un sitio para cada uno, nos han querido convertir en banqueros, nos han prometido un futuro juntos… En fin, si nos hubieran dicho las verdades como toca:


tapia bankia

Si el lunes mostrábamos pintadas de culpables en sucursales bancarias de todo tipo, hoy os mostramos el concurso #TapiaBankia del colectivo Okupa Bankia. ¿Cómo se te quedaría el cuerpo si vas a sacar dinero del cajero y te lo encuentras enladrillado?

Pues igual que a los vecinos de los edificios donde se han producido desahucios y tapian las puertas. En un piso tapiado no puede vivir nadie, ni se puede enseñar para vender, ni se puede alquilar ni sirve para nada más que especular… ¿Hasta dónde vamos a llegar?

Visto en Consume hasta morir.


¿porqué lo llaman folletos cuando quieren decir mamotretos?

Hemos intentado estudiar los supuestos folletos informativos de los nuevos cajabancos ante su inminente salida a Bolsa, pero resulta que el de Bankia tiene… ¡403 páginas!, y el de Banca Cívica ¡268 páginas!, llenas todas ellas de tecnicismos económicos que desde luego pocos inversores de a pie van a leer y menos entender. Además de estas dos, en la página de la CNMV se listan más de 50 emisiones en curso de otras tantas empresas (la mayoría de pagarés).

Acudimos pues a los trípticos resumen, donde con letra pequeña (para no asustar) se detallan las principales características de las ofertas. Nos quedamos estupefactos, por ejemplo, al leer:

La integración del negocio bancario y parabancario de estas siete Cajas en BANKIA es una operación compleja y es posible que los beneficios y sinergias derivados de dicha integración no se correspondan con los inicialmente esperados o que dicha integración no se lleve a cabo en los plazos acordados o de una forma eficiente y que el proceso de integración implique costes significativos. Asimismo, dado que la homogeneización de los datos es compleja, la información analítica de gestión incluida en este Folleto puede resultar insuficiente.

Antes de tomar la decisión de invertir en acciones de la Sociedad objeto de la Oferta [BANCA CÍVICA], debe tener en cuenta toda la información contenido en el Folleto y los relativos a la oferta y las acciones. Cualquiera de estos riesgos podría provocar un impacto sustancial negativo en las actividades, los resultados o la situación financiera, económica o patrimonial de la Sociedad o en sus acciones. Asimismo, futuros riesgos actualmente desconocidos o no considerados como relevantes por la Sociedad, podrían tener un impacto sustancial negativo en las actividades, los resultados o la situación financiera , económica, o patrimonial de la Sociedad o en sus acciones, lo que en este último caso, podría causar una pérdida parcial o total de la inversión realizada.

Si te has tomado la molestia de leer los anteriores párrafos, entenderás que se trata de una inversión de riesgo (la Bolsa es así), con la posibilidad de pérdida total de la misma, aunque esté adornado en un lenguaje muy profesional y correcto. Ambos trípticos enumeran a continuación todos los riesgos identificados, que ponen los pelos de punta. Suponemos que está obligados a advertir del riesgo, aunque sea en casos más o menos remotos, pero claro, eso no lo explican en las bonitas marquesinas que adornan nuestras ciudades, o en los anuncios de televisión…

¿Nos podemos fiar de esta gente (una vez más)? ¿Porqué son tan grises y apagados sus anuncios?


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 139 seguidores